Sexo, amarrar, apego, playa: el interminable verano con Marga

Sexo, amarrar, apego, playa: el interminable verano con Marga

El esti­o se presento antes de que los sintomas de la estacii?n primaveral dejaran definitivamente su torso. El sofoco se apodero sobre todo desplazandolo hacia el pelo debido a unico podia principal sitio pensar en las 3 reglas doradas: playa, ligar, sexo. Por ese equilibrio. Un ano mas. Nunca podri­a ser sufriera de la idea simplificada de el verano, desplazandolo hacia el pelo con la novia sobre la vida, podri­a ser habia descubierto que la vida era esencialmente la suma de varios causas que ordenados adecuadamente daban un resultado ideal. El novio lo habia resuelto falto grandes reflexiones. Simplemente atendiendo el furor instintivo de su esencia. Esos factores no eran otros que disfrutar, percibir placer desplazandolo hacia el pelo vivir al margen a realidades desplazandolo hacia el pelo verdades incomodas.

El esti­o era eso. Un lapso, aunque ademas un sitio, un espacio concreto: alla adonde solo existia el placer, el amor, el sexo, la alegria, la juerga, la despreocupacion. Desplazandolo hacia el pelo ahora que el verano debido a se habia presentado, el obligado recuerdo sobre Marga abria en canal el equilibrio inmutable sobre la memoria. La novia se apoderaba sobre cualquier. Como continuamente habia hecho. Igual que aquella primera oportunidad en la playa cuando se amaron entre los infinitos granos sobre arena y no ha transpirado la espuma blanca de estas olas; dentro de el mar y no ha transpirado la tierra, escaso el paraiso y no ha transpirado la luna.

Aquel amor que habia cambiado su rumbo despojandole de la anhelo de el triunfo asi­ como entregandole a la rutina de una vida desprovisto rutina

Aquel amor inconmensurable e inalcanzable de verano que le habia abierto las ojos para continuamente. Que habia hecho probable omitir el algebra tanto igual que la literatura, la leyenda o la quimica, la fisica y la lengua. Aquel apego que habia cambiado su rumbo despojandole sobre la avidez de el triunfo asi­ como entregandole a la rutina de una vida desprovisto rutina, hecha exclusivamente Con El Fin De ser vivida, hecha de estaciones que se suceden asi­ como no sobre dias de el calendario que nunca terminan de pasar. Eso habia hecho Marga al despojarse de su bikini, al abrazarlo con ternura desplazandolo hacia el pelo agarrarle con potencia, al volcarlo acerca de la arena y no ha transpirado al montarlo con agilidad desplazandolo hacia el pelo soltura en un baile inclusive entonces desconocido por el.

Marga le habia mostrado que el placer seri­a correspondiente sobre vida, que disfrutar seri­a la razon de vivir, que vivir es sencillamente vivir. La novia habia sido su verdadera maestra, su musa sobre veranillo para continuamente. Por eso su recuerdo era una senal obliga al inicio del esti­o, una marca indeleble en la extensii?n mas sensible de el corazon. La novia habia sido apego e igualmente sexo. Ella habia sido la noche asi­ como el jornada.

La novia era la gramatica del sexo, la organizacion sintactica de el placer, la formula sobre la vida, el enigma de la naturaleza descubierto en el laboratorio de la vida

Fue su primer amor asi­ como como nunca podia acontecer menos, su genial amor sobre verano. La novia era la gramatica de el sexo, la infraestructura sintactica de el placer, la formula de la vida, el enigma de la esencia descubierto en el laboratorio de la vida: entre algas, arenas, conchas marinas asi­ como erizos. Ella fue y siguio estando para invariablemente. Playa, sujetar, sexo: las verdades que le enseno marga.

Sus amistades, los otros, los que inclusive entonces habian llenado de horas sus dias, se fueron para siempre. iban pasando en colecciones sucesivas desde aquel instante: cada estacion, una pandilla; cada estacion, un amor; cada estacion, la peripecia; cada estacion el sexo igual que le corresponde; cada esti­o: playa, enlazar, sexo. El amor de Marga reeditado cada ano. Y no ha transpirado asi hasta estos 63 anos de vida recien cumplidos, en las que Marga volvia a apoderarse de el, tantos anos de vida luego, ofreciendo inicio a otra practica unica.

De ningun modo un suvenir habia hecho tanto a la vida.